LeNguA paRa TontoS
LeNguA paRa TontoS

Novedades:

¡¡¡SALVA A LAS ABEJAS!!!

Firma para que las autoridades europeas luchen por salvar a las abejas.

Pautas para elaborar un texto argumentativo
Pautas txt argumentativo.doc
Documento Microsoft Word [22.0 KB]
Cementerios nucleares
Ejemplo de texto argumentativo correspondiente a la pregunta 3 de las PAU de Madrid 2012-13
Cementerios nucleares.doc
Documento Microsoft Word [21.0 KB]
Vivienda digna
Ejemplo de texto argumentativo correspondiente a la pregunta 3 de las PAU de Madrid 2012-13
Vivienda digna.doc
Documento Microsoft Word [21.5 KB]

8 errores que debes evitar al escribir

Antes o después nos veremos en la necesidad de poner por escrito alguna información. Una carta, un examen, una reclamación... Quienes están habituados a ello lo harán eficazmente, seguro, pero no son la mayoría. Son dos cosas las que entran en juego al escribir y no sé cuál es más importante: por un lado, dejar claro lo que tenemos que decir; por otro, causar buena impresión. Tras un texto escrito no hay derecho a réplica, no hay aclaración posterior posible, no hay vuelta atrás. Y a hablar aprendemos solos, pero a escribir no, por lo que es fácil cultivar defectos más o menos gruesos que, de saberlo, hubiéramos querido evitar. Aquí enumeramos algunos bastante frecuentes y que afean lo que debería ser sencillo, natural y correcto: tu texto.

 

1) No hagas frases del tamaño de párrafos.

Hay una nociva tendencia a pensar que escribir en un estilo formal es ganar un concurso a ver quién hace la frase más larga. El punto y seguido es una herramienta fundamental para que el lector te acompañe cómodamente en la lectura de tu texto. No tengas miedo a las frases breves. Ni muy breves. Si vienen bien, úsalas. Los mejores lo hacen.

 

2) No hagas párrafos del tamaño de una frase.

Tendencia estrechamente unida a la anterior. Cuando por fin nos llega la evidencia de que conviene cerrar la frase con un punto, no nos lo pensamos: punto y aparte. ¿Por qué? Para abrir un nuevo párrafo hay que tener una razón poderosa, debe ser obvio que introducimos un aspecto nuevo, que hay un salto en la información. Abusar del número de párrafos en un texto es dar una idea pobre de nuestra capacidad de estructurar. Escribir párrafos de una sola frase, si no está prohibido, debería estarlo.

 

3) No me digas lo que ya sé.

El arte de escribir bien es el arte de caminar por una delgada franja. La que hay entre decir lo suficiente para que se nos entienda y no decir lo que el lector ya sabe. El lector, aunque no lo creas, es inteligente. Es capaz de deducir mucho y se aburre cuando lo tomas por tonto y le repites y le aclaras lo que ya sabe. Omite lo omisible y usa los pronombres. Ahorra los “ya que”, los “por lo tanto”, que son muy obvios, los superlativos que agotan ("Hay gente que" dice lo mismo que "hay mucha gente que", pero cansa menos), los adjetivos o los adverbios que no dicen nada. Lo que puedas decir en dos palabras no lo digas en tres.

 

4) No me lo pongas difícil.

Aunque pueda parecer contradictorio con el error anterior, el lector prefiere leer un texto a un telegrama. Prefiere que le faciliten la lectura a tener que interpretar un esquema. Igual que en un muro no todo son ladrillos, en un texto no todo son sustantivos y verbos. Al lector hay que suministrarle la información con conjunciones, conectores, expresiones ilativas que unan unos párrafos con otros, unas ideas con otras, que guíen la lectura. No se trata de hablar por hablar, ojo, nada de palabrería, sino de dar fluidez y cohesión a tu texto.

 

5) No digas lo que no entiendes.

Un vocabulario pobre, vago o repetitivo causa mala impresión, pero mucho peor es usar las palabras de modo incorrecto. Jamás utilices una expresión de cuyo significado no estés seguro, te estás jugando hacer el mayor de los ridículos.

 

6) No me seas vulgar.

Un vulgarismo es una expresión que se desvía de la norma estándar y que tiene poco prestigio entre los que se supone que hablan bien. Quien los practica no habla peor ni es más tonto, pero se le juzgará así. Injustamente, lo que quieras, pero así es la vida. Vulgarismos frecuentes en textos escritos son el laísmo, el dequeísmo, el gerundio de posterioridad ("Presentó los presupuestos recibiendo numerosas críticas"), oraciones con verbo en infinitivo ("Por último, decir que..."), utilizar "el mismo" como pronombre ("El anuncio incluía una foto del coche con las características del mismo"), etc.

 

7) No confundas puntos y comas.

En un texto bien escrito, la puntuación es transparente, el lector ni la nota. Encaja perfectamente en las pausas y modulaciones de voz que el lector espera. Y estamos acostumbrados a leer textos bien escritos, por lo que creemos que la puntuación es algo natural y automático, que cae del cielo. Pero no. Exige conocimiento y atención. Un texto mal puntuado no solo causa una pésima impresión, sino que a menudo no se entiende y es abandonado. Lo más importante es saber distinguir bien entre punto y la coma. Hay muchas reglas, pero con una basta: Lee tu texto fijándote en la entonación. Si llegas a una pausa y el tono de tu voz se eleva, ahí va una coma. Si el tono baja, un punto.

 

8) No seas vago.

Nadie, ni Gabriel García Márquez puede permitirse entregar un texto sin antes revisarlo. Da igual si es un artículo para un periódico, un examen o un wasap: revisa. Y no se trata de leerlo otra vez y ya está, sino de leerlo con ojos críticos, poniéndote en el lugar del lector. Él solo dispone de tu texto para saber lo que quieres decir. Hay varios tipos de errores. De menor a mayor importancia son: a) tipográficos: errores al escribir en el teclado; b) ortográficos: hablarán muy mal de ti, pero no suelen ser un problema para la comprensión del texto; c) de puntuación: agotan e irritan al lector al exigirle puntuar él mismo a la vez que lee: d) de expresión: repeticiones, incoherencias, cambios de sujeto, ausencia de un verbo conjugado, vulgarismos... El lector te maldice y abandona, seguro.

 

Todo esto puede parecer banal a quien ya escribe bien. Es más, para escribir muy bien hay que saber despreciar estas y otras pautas y ser libre y dueño de un estilo. Pero al menos, si violas una norma, que sea porque la conoces. En realidad, la única norma válida es que al escribir, debes ser consciente del impacto que causas en el lector. Si tú gobiernas, si tú dominas, lo demás no importa.

 

©Juan Torralba